La Sierva de Dios Madre Elisa Martínez nació en Galatina (provincia di Lecce) el 25 de marzo de 1905. Movida siempre por el ideal de la consagración, el 19 de marzo de 1938 dio inicio a la Pía Unión de las Hermanas de la Inmaculada. Inspirada por el gesto de caridad de María en el momento de socorrer a su prima Isabel y por la máxima evangélica de Jesús el Buen Pastor, el cual exhorta: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.” (Mt 25,40) Madre Elisa se dedicò a favor de los marginados, los presos, las madres solteras y los niños abandonados, a la catequesis en las parroquias y a la educación en la primera infancia.

    El 19 de agosto de 1941 el Obispo de Ugneto, Mons. Giuseppe Ruotolo, erigió la Pía Unión en Istituto de Derecho Diocesano, cambiando su nombre en “Hermanas Hijas de Santa Maria di Leuca”, en honor al mayor santuario mariano del Salento. En 1943 el Instituto, que entretanto se había ido expandiendo en varias partes de Italia, obtuvo el Decreto de erección de Derecho Pontificio.

    El 8 de febrero de 1991, después una larga vida toda dedicada a la mayor gloria de Dios, en honor de la Virgen María y para el bien de los hermanos más necesitados, probada como oro en el crisol, por grandes sufrimientos e incomprensiones, la Madre Elisa, rica de méritos, se reunió con el Esposo Divino, dejando la gran herencia de 55 comunidades religiosas, distribuidas en ocho países, con 600 de sus amadas hijas, que han difundido su carisma con inmutable fidelidad.

    Su fama de santidad crece cada vez más y su tumba es lugar de continuas peregrinaciones por parte de quienes invocan su intercesión ante Dios.

 

ORACIÓN

Oh Dios, te agradecemos por haber suscitado

en tu Iglesia a Madre Elisa Martinez,

que siguiendo las huellas

de la Inmaculada Virgen Maria,

pronunciò su “si” generoso,

haciendo de su existencia

una oferta totalmente agradable a ti,

poniéndose, con bondad materna,

al servicio de los pequeños,

de los últimos y de los que sufren.

Dignate de glorificarla y, por su intercesión,

según tu santa voluntad,

concédenos las gracias

que ardentemente te pedimos. Amén.

 

Gloria al Padre…

Language: Italiano English Français Português